Los cuidados de una Diosa

Porque, creedme, tiene que haberlos. Una Diosa, una Dominante profesional, lo es siempre de la cabeza a los pies, pero también tiene que encontrar el suficiente tiempo no sólo para tener algo de vida propia, sino también para seguir estando lo más perfecta posible.

Las horas son limitadas, las sesiones llevan tiempo, se deslizan sobre el reloj, y aunque me encanten, aunque tenga la soberana dicha de disfrutar con mi trabajo, hay que encontrar el momento para seguir luchando por estar donde estoy, por seguir adelante y mejorar. Y, ¿cómo?

Físico

Gimnasio: Encontrar tiempo suficiente para tonificar el cuerpo varias veces por semana, con mucho cardio y fortalecimiento del cuerpo, tratar de equilibrarlo con la mente, por supuesto, pero no perder el horizonte de que pese a estar en un ritmo intenso de vida, no puedo descuidarme ni un ápice, o mi cuerpo lo notará. Las sesiones son exigentes, y el cardio me ayuda a no tener agujetas por muy exigente que sea el spanking, estar adecuadamente tonificada para poder maniobrar yo sola a un hombre fornido cuando lo momifico y lo someto a mi poder, y poderlo mover en todo momento.

Manicura/Pedicura: con la cantidad de fetichistas que acuden a mi dominio, no puedo decepcionarles. Mis pies siempre tienen que estar perfectos, uñas arregladas, pintura inmaculada y piel hidratada… aunque si eres un buen sumiso, es posible que te deje dar crema a esos pies que adoras… Y las manos también. Aunque me encante sujetar el flogger, también hago la compra, arreglo cosas, preparo la mazmorra desanudando y reanudando los bondage y un mal gesto puede dejar una muesca en la manicura, que no puede consentirse.

Peluquería: De nuevo, hay que estar lo más perfecta posible. Cuando los sumisos llegan a mi puerta me exijo que lo que vean les impacte, tener la forma más perfecta posible para crear esa impresión que les haga temblar las rodillas y desear una y otra vez ponerse a mis pies.

Piel: hidratación, descanso, cuidados, una buena alimentación y más cuidados. No solo por salud: todo sumiso desea sentir que la piel de la Diosa sea puro terciopelo, fragante, suave, cálida, aunque exigente.

Alimentación: Porque hay que cuidarse. Podemos darnos un capricho, por supuesto. Un sumiso puede traer bombones, otro, fruta, y quizás un perro traiga un trozo de tarta. Me gustan los obsequios. Pero la Diosa debe ser moderada, exigente, y disfrutar cada cosa en su momento. Y quién sabe… quizás os use a alguno de plato.

la diosa vigilante BDSM en Málaga

Mental

La preparación mental es también fundamental, y para eso me apoyo igualmente en mi mayordomo Steard que a veces os ha hablado desde este espacio.

Aprender: Nuevas tendencias, revistas especializadas, lecturas específicas. Hay textos desde la perspectiva psicológica y médica a la recreación de experiencias, intercambios entre gente que disfruta de este mundo y continuas evoluciones y cambios, innovaciones y nuevos aprendizajes. Y una Diosa no puede quedarse atrás, tiene que moverse con el mundo, y saber adaptarse a lo que se demanda.

Leer: en Internet, libros dedicados al tema, o incluso los relatos que me envían sumisos que van a visitarme para poder hacerme a la idea de lo que desean, de sus sueños y lo que quieren experimentar. Es una forma de asomarse a sus almas sumisas para poder hacer mejor mi trabajo.

Hablar: el intercambio de ideas, tanto pre como post sesión, además de conversar con gente de este mundillo, grupos de Fetlife, mi mayordomo que siempre me proporciona ideas y me hace reparar en nuevas cosas o enfocamos algunas sesiones específicas. También intercambiar en fiestas y eventos y siempre, siempre, escuchar las opiniones tanto sobre las sesiones como posibles mejoras y meditar sobre ellas. Por supuesto, para ello dispongo de un espacio privado en mi entorno web donde sólo mis sumisos clientes de confianza tienen un acceso, donde poder hablar conmigo e intercambiar opiniones… ¿queréis uno de esos accesos…?

Mejorar: siempre hay que dedicar un tiempo a mejorar. A ir a cursos para nuevas prácticas que incluir en el catálogo de ofertas, prepararme para esas nuevas prácticas o investigar cuántas peticiones de éstas hay entre mis clientes.

Como podéis ver, es un mundo complejo y muy exigente y sólo con verdadera vocación, realmente disfrutando con lo que hago, puedo llevarlo adelante, pues, como he comentado muchas veces, de mi afición hice mi profesión, y sólo con la máxima exigencia puedo dar lo mejor de mí misma, y dar plena satisfacción a mis clientes.

4 comentarios sobre “Los cuidados de una Diosa

  1. He visto sus fotos y leído algunos de los comentarios de sus sumisos y esclavos y, la verdad, es que estoy deseando conocerla. Resulta una Dómina muy interesante y me alegro que se haya dejado caer por Sevilla 🙂
    Contaré mi experiencia cuando la conozca.

    1. Buenast tardes querido Josema.

      Me alegra saber que muestras interés, y mas que quieras contar tu experiencia con otros perros, sumisos, esclavos o fetichistas en general una vez me conozcas… A solo 5 días de estar a mis pies..

      Un saludo, Domina Ghalia.

Comentarios cerrados.