Sissylandia

Sissylandia BDSM MAlaga Domian Ghalia

Sissylandia ese mundo de plumas, brochas de maquillaje, pintalabios, vestidos de todos los colores, tacones, pelucas…
Un mundo fantástico en que disfruto de la transformación, en algunos casos absoluta de una sissy. Llega un hombre a la puerta y en la mazmorra tiene el tocador donde hablamos entre chicas, donde le enseño trucos de maquillaje, donde tiene todo lo que necesita: transformación, humillación, charla, sodomización, castigos. Donde es tratada como lo que busca: señora, señorita, la criada, una buena amiga, la amiga puta, la santurrona, la zorra sedienta de miembros que la taladren…

Sissylandia Domina Ghalia BDSM Málaga

Es difícil cuando sientes que ese es tu verdadero yo, o una gran parte de ti lo es, y no puedes mostrarte y expresarte libremente. Tienes esa parte retraída y tu liberación puede ser cuando se vayan todos de casa, en tu habitación, en el baño. Pequeñas chispas de liberación. Para las más animadas llevar un tanguita bajo los pantalones, a la vista, pero escondidos de todos. O pintarse las uñas de los pies. Pequeñas formas de rebelión ocultas a ojos de todos, pero están ahí y forman parte de ti.

Por eso me gusta poder ofrecer un espacio en el que puedan ser libres, pueden ser ellas, en el que se pueda dar una educación verbal y física. Y por que no, un espacio en el que nos podamos divertir teniendo una charla entre chicas con buena música de fondo. Incluso, para las más atrevidas, clases de cómo moverse, cómo, incluso, bailar y dejarse llevar.

No falta, para quien lo demande, por supuesto, una parte más BDSM, con castigos, spanking en sus traseros, o incluso bondages femeninos, jaulas para el pene, para eliminar su masculinidad, collares y muñequeras, humillación, y por supuesto juguetes, miles de juguetes, de plugs, de consoladores, para que sientan que la Diosa les arrebata todo germen de masculinidad en un acto simbólico de sodomía, que, creedme: lo disfrutan más de lo que dirían.

Después, pasado el tiempo tributado, se vuelven a vestir, el hombre vuelve a salir. Pero al cruzar el umbral de mi dominio, la sissy dentro de ellos sonríe un poco más, planea lo siguiente que quiere probar, o cómo se quiere probar. Me volverán a escribir, y juntas decidiremos el contenido de la siguiente sesión.

Y es que Sissylandia es un lugar tan entretenido como emocionante. Dejaos seducir, mis pequeñas sissys… venid a mí…

Saludos a tod@s.

Un comentario sobre “Sissylandia

  1. Puedes llamarme cross dresser, transformista, travesti, sissy o simplemente maricona…
    Somos personas complejas . En algun momento en nuestras vidas supomos que nuestra identidad se conectaba en la mujer. No llegamos a serlo. Aunque algunas hemos aprendido ha mostrarlo. Nuestra relación sexual es mas lesbiana o hetero que homo. Nos aterra ser hombres haciendo con hombres. Pero lo nuestro no es sexo, es desvelar una identidad. En nuestro juego somos mujeres que jugamos con …

    Es complejo guiar a una de nosotras. La señora Ghalia sabe hacerlo. Si en tu vida te ha acompañado esa duda de identidad atrevete a jugar.
    Sal y taconea con la señora , sabra guiarte.

    Mara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.