BDSM Profesional: Sodomización y dilatación anal

BDSM Profesional: Sodomización y dilatación anal como prácticas profesionales en el FemDom.

No son pocos los clientes que acuden a mi mazmorra deseando practicar un tabú entre el género masculino; una práctica que se considera desvirilizante, extremadamente sometedora y humillante por algunos, y para otros es una forma más de placer que tiene que ver con una zona del cuerpo que tiene un impresionante racimo de nervios que pueden provocar grandes sensaciones.

La sodomización es una práctica que viene de antiguo, muy antiguo (pueden verse vasijas griegas que la ilustran, y en los escritos romanos se la menciona también). De hecho, (producto de los estudios y de conversaciones con Steward), averigüé que la sodomización era un castigo al que un ejército vencedor, en la Antigua Grecia, sometía al bando perdedor, sodomizando a toda la tropa vencida como forma de imponerse y de restarles virilidad por haber perdido. Me quedé de piedra cuando me lo contó, pero cobró sentido. Sobre todo, aplicándolo al BDSM profesional, cuando vi cómo muchos clientes que la demandan, se sienten tremendamente humillados y sumisos cuando una mujer (strap on mediante) se la realiza.

BDSM profesional sodomizacion

La dilatación anal, por su parte, requiere de mucha técnica, de un trabajo constante, nada de empezar a lo loco, sino que requiere saber hacer, superar límites poco a poco de tamaño, dilatación y tiempos. Alguien que recién empieza en la dilatación requerirá de tiempo para irse adaptando a los diferentes tamaños, a los tiempos de exposición y a las sensaciones que se provoca. Para algunos son de extremo placer, para otros el placer les viene por el hecho de ser cosificados y utilizados como cobayas humanas por la Domina, o porque no les guste la práctica en sí aunque la consientan (SSC, recordad siempre, es la seña del BDSM Profesional de verdad) y lo vean y sientan como un castigo.
Sí que digo, desde mi punto de vista que la dilatación es un ejercicio de paciencia y constancia, en el que los límites que se superan son tanto de la Domina como del sumiso, dado que supone enorme confianza y es un ejercicio exigente, desde la penetración con objetos dilatadores hasta el enloquecedor (sobre todo para el sumiso) fisting, práctica en la que deriva la dilatación anal, y que a veces, supone un descubrimiento para el propio sumiso. Bueno, también, a todo esto, hay que sumarle el factor de que yo, personalmente, disfruto, me gustan estas prácticas, ver cómo el sumiso se entrega y confía en su Diosa para sentir esos enrevesados placeres…

BDSM profesional fisting y dilatación

La sodomización en el BDSM Profesional implica tanto humillación como castigo para el sumiso (a veces su placer sexual, pero esto es FemDom: eso es secundario para la Domina) mientras que la dilatación anal es una práctica casi más exploratoria, aunque pueda ser humillante también debidamente acompañada de humillación verbal al sumiso y de lo que la Domina, en ese momento de vulnerabilidad de la parte sometida, quiera (y tenga el cuidado) de hacer.

Son dos prácticas que suponen a la vez placer y humillación, responsabilidad y cuidado pero, ante todo, confianza de los que acuden a tu mazmorra buscando esa parte del BDSM Profesional.