Testimonio del esclavo Escoria /2

adoración a la diosa

[Continuación de Testimonio del esclavo escoria]

Durante 45 minutos, estuve en la jaula hasta que fui autorizado a descansar en un colchón. Durante ese tiempo, pude reflexionar y sacar las siguientes conclusiones:

Primera: Mi Diosa vivía el Femdom en toda su amplitud y lo hacia porque le gustaba y le interesaba tener un esclavo y no por actividad estrictamente profesional. De hecho , el tributo resultaba irrisorio.
Segundo: Mi Diosa vivía el Femdom sin secretos, lo sabía su familia y amigos y estaba dispuesta a compartir su esclavo con el resto de su familia, a cederlo para placer y disfrute de sus familiares.
Tercero: a mi Diosa le interesaba obtener un beneficio de sus esclavos, bien realizando tareas domésticas, bien utilizándolo para enseñar el BDSM, bien alquilándolo como esclavo a una pareja u otra Domina.
Cuarto: todo ello me gustaba y me fascinaba como forma de vida y de alguna manera, quería vivirlo realmente y permanentemente.
Finalmente y tras casi medianoche en vela por la excitación, me dormí.

castigoconfaldita

Sonó el despertador de mi móvil a las 8.00, me desperté y tras el aseo correspondiente subí a la cocina tal y como se me ordenó a preparar el desayuno para mis Señores. A las 8.50 el desayuno estaba preparado y volví a la mazmorra esperando de rodillas la llegada de mi Diosa.
Cuando esta llegó, me indicó besar cada uno de sus pies y después de azotar mi espalda, inmovilizó mis manos al techo mediante unas cadenas colgantes, colocó pinzas de castigo en mis pezones y me abandonó mientras Ella desayunaba.
Cuando acabo de desayunar, volvió a la Mazmorra, soltó mis cadenas y liberó mis pezones, ordenando me que fuese a la cocina a fregar los restos del desayuno y que después podría tomar un café.
Sin perder un segundo, subí a la cocina y por tercera vez en 24 horas volví a recogerla y ordenarla. Una vez acabada mi tarea se me ordenó darle un masaje en los pies mientras Ella navegaba por Internet.
Cuando se aburrió del masaje, me ordenó que limpiase y ordenase la zona de ampliación de la mazmorra (en obras) para que estuviese  presentable al público.
Finalmente a las 12 del mediodía, 24 horas después de mi llegada fui liberado.

Durante 24 horas fui azotado, torturado, humillado y esclavizado laboralmente y sin embargo, fueron las 24 horas más felices de mi vida y volvería ahora mismo si mi Diosa lo ordenase.

Un comentario sobre “Testimonio del esclavo Escoria /2

Comentarios cerrados.