El secreto del BDSM profesional: constancia

Ghalia y Steward02

A veces, entre cliente y cliente, día a día, una se sienta en el trono, con la fusta en las manos, descansando los pies sobre un esclavo, y meditas, piensas en el recorrido que te ha llevado hasta ahí, viendo la mazmorra, todos los juguetes, todos los adelantos que has ido incorporando, en definitiva, todo por lo que has peleado. Y te vienen esos pensamientos, y sobre todo, las conclusiones, viendo cómo otras personas del sector, más o menos cercanas, se comportan.

Constancia. Sobre todo, constancia.

Un negocio como este, esta pasión de la que hice mi profesión es un asunto de constancia. Es no tener horarios porque las citas surgen de continuo y los tributarios no siempre tienen horarios fijos o pueden escaparse para su sesión en horario de 10 a 16. No. Es estar disponible, aguardando, planificando, moviendo citas, creando oportunidades nuevas, no dejando pasar trenes. Este negocio no va de eso. Va de entregarse o apartarse, sin términos medios.

Cuando no estás con los clientes hay que supervisar a los sumisos que limpian la mazmorra, hay que planificar la nueva mano de pintura, ver qué se gasta, hacer balances y cuentas, estar atenta a nuevas oportunidades de negocios y reunirte con tu equipo (en mi caso, con Steward) y no fallar en tu compromiso. Porque hay inversión en nuevos materiales que hacer, aprender nuevas variantes del BDSM profesional y luchar por perfeccionarse.

No puedes olvidarte de ti misma y tienes que tener en cuenta lo que comes y cuándo, el ejercicio físico para mantenerte en forma y pensar con antelación en la agenda para saber de qué dispones, qué le gusta a cada tributario y cómo llevarlo a cabo. Tienes que cribarlos, apartar a los fantasmones y a los que se dedican al onanismo mental y a los deseos febriles para dejar paso al verdadero sumiso que quiere ponerse a tus pies, distinguir la paja del grano. Porque quieres que vuelva a tus pies, a realizar sus deseos, a dejar aflorar ese lado sumiso que tiene y adorarte. Porque es tu trabajo y también tu placer.

domina ghalia femdom malaga

Pero debes ser constante. Estar disponible y preparada. Sabes que hay desgaste; todas tenemos días en los que no queremos salir de la cama o en los que se nos apetecería salir a pasear o a ver una película. Pero hay sesiones que realizar. Hay que combatir ese desgaste; a veces los mensajes que te mandan los sumisos te infunden nuevas energías, cuando te cuentan que todo ha sido perfecto y que creen que eres un sueño. Cuando te dicen la verdad de lo que les ha gustado más y lo que menos para que puedas mejorar. Y dedicas también un tiempo, por pura constancia, en mimar los detalles, como este blog, que es otra forma de hacer ver y notar que todo marcha, que el compromiso está ahí.

Por eso cuando las apuestas salen mal la frustración se apodera de ti. Porque siempre hay gente que se te acerca pidiendo un sitio y no entienden el compromiso. Esto no es una segunda ocupación, es un trabajo a tiempo completo con sus propias particularidades y exigencias.

Cuando empecé, a los pocos meses de abrir el estudio, recuerdo, me senté con una persona que llevaba mucho tiempo en este mundo del cuero y las cadenas. Conocía a muchísimas dóminas y había visto de todo, sobre todo las bambalinas, lo que no se ve de esta profesion. Siempre recordaré aquella conversación. Me preguntó:

¿Qué tal te va ahora? Debes saber que lo importante es como te vaya dentro de seis meses más. La gran mayoría se quedan a mitad de camino. Muchas se meten en esto pensando que tienen que hacer cuatro cosas, y para casa. Y cuando se dan cuenta, o mejor dicho, cuando el cliente, el sumiso o la sumisa se da cuenta de lo que tiene delante, a alguien sin compromiso, terminan dejándolo.

Al final, una dómina profesional, es la que persevera y lucha por su camino.

Un comentario sobre “El secreto del BDSM profesional: constancia

  1. Sabias palabras las SUYAS EXCELENCIA, de todos es sabido que para obtener la recompensa deseada, primero ha de haber un esfuerzo… en SU caso me atrevo a añadir, que no solo ha de existir un solo esfuerzo (el SUYO), sino que también tiene el sumiso la obligación de aportar su esfuerzo personal para con USTED, en procurar que SU EXCELENCIA crezca como DOMINANTE….

    El verdadero sumiso sabe diferenciar como bien dice USTED, entre paja y grano y no dedica su esfuerzo o entrega, en alguien que porta una fusta y dice ser «AMA», sino que delega el poder en la verdadera Dómina, porque es consciente que su propia recompensa solo la va ha obtener de USTED, y no de sucedáneos ….

    Es por eso, que el auténtico sumiso siempre le va ha agradecer enormemente, ese interés y esfuerzo del que habla USTED en su comentario, y va a perseverar en apoyarla al máximo, para que nunca decaiga SU ánimo y empeño en ocuparse de su educación y adiestramiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.