Impulsos y BDSM

Ni es la primera vez ni será la última en que alguien intenta contactar a través de alguna de mis redes sociales con un «ola guapa».

En alguna otra ocasión he hablado de ello, del hecho de que mis redes sociales son para trabajar, para poder llegar a más sumisos que desean postrarse a mis pies, que sienten esa necesidad. Sumisos a los que escucho, guío cuando es necesario y con los que hablo sobre lo que necesitan para poder volver a su día a día con, al menos, un trocito de cielo -o infierno- propio y secreto a sus espaldas. Esos sumisos son siempre educados, se acercan con cuidado, tratando de no importunar. Suelen aparacer con un «buenos días, Ama» o «¿Se puede?; y después de la constestación de rigor pasamos, normalmente, al email que es mejor para estas cosas.

Pero luego está el otro extremo. Desde los curiosos a los masturbadores compulsivos que quieren que les digas guarradas por chat. Esos que empiezan con un «ola bb», «te cogería bien rico», «ola guapa», etc, que inspiran entre pena y desagrado, tanto por las formas como por el fondo. Y es que «manners make a man» dice el refrán inglés. Los modales hacen al hombre. También lo repite mucho mi mayordomo, Steward. Habrá que quererlo…

Quizás parte de este post haya sido el detonante, esta mañana, de un comentario de uno de mis sumisos más fieles, que recibió una divertida comunicación por red social sobre una foto en la que aparecía conmigo.

ocnversacion

Y a estas cosas me refiero. Al ni siquiera distinguir a quién te estás dirigiendo, ya no hablemos de leer el perfil, asegurarte de que saludas de forma adecuada… Vamos asegurarte de que no estás en Badoo. Y es que mis cuentas de redes sociales son para el desarrollo y contacto profesional, y lo he comentado muchas veces. Pero siempre habrá un ciego que no quiera ver y que intente «pescar con dinamita».

Comunicarse conmigo por ese motivo, el profesional, es fácil. Chat, redes sociales, mi web donde aparecen todas las prácticas que llevo y los formualrios de contacto. Pero no para otra cosa porque en Internet solo contacto con quien realmente está interesado en el BDSM, doy información cuando puedo (es raro que conteste enseguida, suelo estar bastante ocupada).

 

2 comentarios sobre “Impulsos y BDSM

    1. Hola Diego.
      La cruz de San Andres o Aspada es uno de los más antiguos instrumentos de inmovilización, ya desde los tiempos de las mazmorras históricas, de las de verdad. Hoy en día ha quedado como un reminiscente de aparato donde los sumisos suelen estar totalmente a merced del dominante, ya sea de frente o espalda. Es simplemente un aparejo más de toda buena mazmorra.
      Espero haber contestado a tu pregunta.
      Steward, Mayordomo de Estudio Ghalia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.