Pinzas en el BDSM – Gustos pellizcantes

Quizás, junto a la fusta, la mordaza y las muñequeras, la cuarta en discordia, además de una asociación inmediata, suelen ser las pinzas.

Este es un elemento de dolor/placer que es asequible (no hace falta que te compres pinzas especializadas de calidad quirúrgica) pudiendo recurrir a las pinzas de madera de toda la vida para torturar y buscar puntos de castigo o placer con poco esfuerzo y riesgo para el sumiso.

Las pinzas en sí lo único que hacen es presión y depende en gran medida de qué efecto se está buscando. Siempre se dice que el dolor llega cuando se retiran, por eso es una herramienta que engaña mucho.

¿Cuáles son las mejores pinzas para BDSM?

Pinzas de la ropa: Siempre se recomiendan las pinzas de madera si no van a estar en contacto con líquidos o humedades (si lo van a estar se pueden pintar o barnizar). Se recomiendan porque para iniciar o para baja tolerancia al dolor son ideales ya que ejercen poca presión. También son muy divertidas para ponerlas en diversos puntos y quitarlas con la fusta. Las pinzas de madera con orificio intermedio, además, permite hacer strips o tiras unidas por una cuerda anudada entre pinza y pinza que ya supone un incremento de dolor mayor. La finalidad de este strip es, una vez colocado, llevar al sumiso a un punto ideal para quitarlas de un fuerte tirón provocándole una oleada de dolor (y placer si es masoquista) que puede coincidir con el momento del orgasmo para interrumpírselo o incrementarlo. Se pueden colocar con mucha facilidad en pezones, genitales y en cualquier pliegue de piel, incluyendo labios y lengua.

pinzas en el bdsm
Pinzas de madera y pinzas metálicas

Pinzas metálicas: un poco más dolorosas pero muy adaptables, son uno de los primeros objetos que se venden en el BDSM y que se suelen regalar como «regalo picarón». Pueden ir sueltas con algunos adornos como cascabeles, anillas más o menos pesadas, o la gran estrella que suele ser la cadena que las unen con un largo estándar. También están rematadas con protecciones de plástico negro, por lo general. Algunas, además son regulables en cuanto a la presión con una sencilla rosca. Se sigue recomendando para iniciados.

Una variante de estas pinzas son las aligator que no tienen protección y su remate es distinto en dos labios de metal que presionan con mucha más fuerza por lo que se recomienda a usuarios medios/avanzados.

También existen las pinzas de varilla, que son dos varitas metálicas con recubrimiento en las puntas. Están unidas y tienen forma de V, siendo ajustables mediante un anillo que se sube para ajustar la presión.

Pinzas japonesas: Grandes y potentes son para jugadores más avanzados puesto que la presión que ejercen es solo para aquellos que vayan a sufrir un buen castigo o que sean muy afines al dolor. Unidas casi siempre a una cadena se les puede colgar pesos para inflingir más dolor y tensión (sin habituales los pesos de pesca de plomo o sucedáneos). Esto se da porque el agarre de estas pinzas con dos pequeñas superficies de plástico dentadas es muy superior a las anteriores pinzas descritas. No suelen usarse en zonas demasiado blandas o húmedas debido a la fuerza que ejercen.

pinzas japonesas de BDSM
Pinzas Japonesas

Pinzas de Araña: este tipo de pinza es directamente, doloroso, y derivan de su uso como herramienta de joyero. Son solo para aquellos que están en estrecho contacto con el dolor y las torturas más refinadas. Se debe tener un cuidado extremo ya que pueden agujerear la carne con facilidad por lo que solo se recomienda en manos expertas.

pinzas de araña BDSM

 

Palillos chinos: aunque no son una pinza per se, se usan con finalidades de pinzamientos y son tan baratos y sencillos de usar que da hasta vergüenza no tener unos hechos en casa. Se usan dos palillos chinos uno al contrario del otro y se unen con gomillas elásticas. A estas gomillas se les da tantas vueltas como presión queremos que se ejerza y ¡ya los tenemos hechos! También hay una variante que se hace con los palillos metálicos con finalidades de hacerlos conductores de la elctricidad.

Pinzas quirúrgicas: son pinzas de material médico y muy especializado que mantienen la presión y la pueden incrementar. Se pueden usar en muchas superficies del cuerpo y dan un aspecto muy «medical» al conjunto por lo que suelen usarse en estas prácticas aunque no exclusivamente. Las hay en acero quirúrgico y también en plástico de alta calidad.

¿Cuáles son tus favoritas?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.