Aftercare: cuidados después de sesiones BDSM

aftercare en BDSM

El aftercare es como se conoce a los cuidados que se realizan después de una sesión de BDSM entre dos o más personas. Normalmente son muy controlados y respetuosos en el BDSM profesional y muy profundos y sentidos en el BDSM más personal.

El aftercare podemos dividirlo en varias partes:

El físico

Son esos cuidados que se le da a la parte sumisa una vez que ha terminado la sesión, y muestran preocupación y resperto por ambas partes.

Por un lado tenemos los cuidados de erosiones o abrasiones de la piel, que habrá que tratar con agua oxigenada y si hubiera presencia de sangre por alguna pequeña herida, con povidona yodada, sería lo ideal, limpiando siempre muy bien el área antes de la desinfección.

En caso de pinchazos en la piel por determinados juegos, igualmente se puede aplicar povidona.
Cuando hablamos de las marcas por ligaduras no tenemos que preocuparnos tanto por el área marcada como por que la sangre vuelva a fluir libremente. Las ligaduras más feroces se pueden tratar con una crema, aceite de almendras dulces o un gel cicatrizante (los de aloe vera vienen muy bien, si no se les tiene alergia). Las partes que han estado constreñidas deben ser masajeadas suavemente hasta que recuperen el color habitual de la piel y no haya sensación de comezón, adormecimiento o el picor de un miembro dormido.

También debemos cuidar la tensión articular, sobre todo si el bottom ha estado en suspensión, colgado en alguna posición forzada que haya implicado que las articulaciones hayan estado ligeramente tensadas. Para ello habrá que ayudar a flexionar esas articulaciones y a ser posible darles calor para que no se enfríen súbitamente.

La hinchazón de determinadas áreas pueden requerir desde aplicar un gel frío (se puede guardar en la nevera) para que baje más rápido hasta aplicar hielo directamente, sobre todo en áreas muy castigadas y con líneas de hinchazón como sucede con los castigos con látigo o vara.

Las mucosas también deben cuidarse. Ambas partes, dominante y sumiso, si han estado jugando con intensidad deben cuidar la higiene y usar un gel especializado para higiene íntima que no erosionará tanto la mucosa y ayudará a que no haya ninguna mala consecuencia.

La respiración y el ritmo cardíaco: es esencial controlarlo para facilitar una salida efectiva del estado de sesión dado que a veces ese límite no queda bien establecido. Coger al sumiso de las muñecas y controlar su respiración o pulsaciones obligándole a seguir un patrón de salida, respirando profundamente, además de usar señales físicas como retirar un collar, presionarle en la frente, retirar una venda… son señales que ayudan al cuerpo a retornar a la normalidad post-sesión.

En este punto hemos hablado de las consecuencias físicas.

El psicológico

El BDSM engloba no solo unas prácticas físicas que también pero no necesariamente pueden conllevar un aspecto sexual sino una dimensión psicológica y emocional que está aparejada a la sesión.

Mientras se aplican los aftercare físicos puede hablarse de la sesión, abrazar, sostener, calmar y consolar ya que una sesión puede tener llantos, gritos, puede haber tenido momentos de subspace que hace que sea más difícil salir, y esa dimensión no debe olvidarse.

Agradecer la entrega, hablar sobre la sesión, minimizar los riesgos emocionales y dejar fluir libremente lo que se siente es una forma sana de aftercare.

Es posible que se presenten arrebatos emocionales con posterioridad a la sesión, horas e incluso un día después. Esto es algo normal y si se puede estar con el sumiso es ideal para calmarlo. Un diario de sumiso también puede ser indicado e incluso plasmarlo por escrito y leerlo entre los dos antes de otra sesión.

Os dejamos también un artículo muy bien estructurado y en profundidad sobre el Aftercare de DominationWorld.

En mi caso me gusta que el sumiso me cuente su experiencia conmigo además de que si puede y horas después, me mande un email con sus impresiones ya más maduradas, algunas de las cuales dejo correr por mis redes sociales y mis post con su permiso como muestra de respeto por su experiencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.