Toparse con el respeto

Una de las cosas que más claras hemos tenido siempre en Rincón de Libertad es que siendo como pretende ser ese lugar de encuentro y de socialización entre personas responsables y consecuentes como son las que suelen venir, el respeto es fundamental.

No juzgamos a nadie ni por sus gustos, ropas, elecciones, género, rama del BDSM que más le gusta, color de ojos o calzado. Es simplemente un espacio libre donde poder entretenernos (siempre que el virus factores externos nos lo permita).

Por eso, anonadados, comentamos la noticia siguiente un servidor y Domina Ghalia:

LA NOTICIA

Un sacedrote de Nueva Orleans arrestado por pillarlo en un trío con dos dominatrix en la iglesia del altar.

La noticia en sí cuenta que el cura fue arrestado en compañía de ambas dominatrices, siendo una de ellas una actriz porno. En realidad el cargo más grave fue el de obscenidad y profanación ya que estaban grabando en la propia iglesia que estaba en uso diario (es decir que no era una abandonada ni nada de esa sino que tiene culto diario), y que el propio cura era visible desde el exterior. Una de las actrices ya avisó que iba para Nueva Orleans a «realizar una profanación».

Vale, que ciertamente la moralidad estadounidense es una cosa, pero que si quieres hacerte una sesión en condiciones búscate un buen sitio o recrea esos elementos en otro lugar. Que tus gustos pueden ser los que tu quieras dentro de que siempre sea respetuoso y entre adultos conscientes pero en este caso hay más personas implicadas y uno de esos temas que siempre son delicados como es la religión.

Algunos aparatos del BDSM están muy ligados a un pasado religioso o más tumultuoso como el inquisitorial, como las cruces de San Andrés, el potro, los cilicios, la pera de la angustia, o todo tipo de azotes y disciplinas, y otras cosas más inventivas, la verdad. Pero una cosa es ese origen… y otra montártelo en una iglesia.

Que debe tener su morbo, ojo, pero es un lugar de culto para mucha gente y eso el cura debe saberlo mejor que nadie.

En fin, que lo han metido en el calabozo. Quitando la anécdota, igualmente, reparamos con que debemos detenernos siempre en el respeto. Respeto por nuestros sumisos, entre sumisos, por los doms y dominas, entre los doms y dominas, pensando en que se da lo que se recibe y viceversa. Porque así es como mejor nos divertiremos todos y podremos seguir disfrutando de nuestros espacios seguros.

No queda sino respetarse.

Otra cosa es que te pongan a lamer la bota de turno como el perro que eres. Pero fuera de rol siempre se te respetará como la persona que eres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.