La sodomización y el BDSM

Ghalia sodom

Una de las prácticas que se realizan en el BDSM FemDom y que tiene un gran impacto en los sumisos es, entre otras, la sodomización de dichos sumisos.

Por un lado el sexo anal, tiene un gran componente erótico y en pareja se puede realizar tanto en él como en ella, como en todas las variantes de una pareja o de personas, en definitiva que quieran divertirse en la cama. Con las debidas precauciones e higiene es una práctica interesante, intensa y muy erótica realizándose, como hemos dicho, debidamente.

Pero en su otra acepción, «sodomización», estamos hablando de una práctica que, entre otros ámbitos, se realiza en el BDSM.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El sexo anal lo dice todo en su expresión. La sodomización es, por definción, «someter a penetración anal», según la RAE. Que la práctica no es nueva y se conoce desde los albores de los tiempos. Es cosa conocida que los griegos, en las batallas, sodomizaban al bando perdedor como una forma de «arrebatarles la hombría y castigarles». De ahí que la sodomización en el ámbito del BDSM se distinga (o al menos nosotros distinguimos) del sexo anal.

Porque la finalidad es la de castigar y humillar al sumiso e incluso sumisas, en función de el concepto que tenga de este tipo de práctica. Por favor, no olvidemos que siempre y cuando no sea un límite, por supuesto, pues de lo contrario no sería SSC. Muchos sumisos acuden a las sesiones de BDSM FemDom profesionales con ese concepto de la sodomización y sienten que para ellos es un castigo y una humillación recibir esa dosis de dildo por parte de su domina o de quien ella determine.

En eso difiere del sexo anal que se tenga con una pareja tanto dentro como fuera del BDSM, en el concepto. En que el sumiso se sabe humillado, sabe que ella está imponiéndose sobre él como la diosa que es, como la dominante que lo va a reducir a menos que un hombre: a un sumiso o esclavo que ni una erección puede permitirse sin el permiso de su diosa. Y realmente muchos lo perciben así, lo ven como que ella, aun siendo mujer, le arrebata toda la hombría.

Tiene mucho que ver con lo cultural, es cierto, y con los conceptos propios, pero dentro de sesión así es como muchos lo consideran y de ahí la diferencia y, también, este post.

Por todo lo demás disfrutad del sexo anal con salud toda aquella persona que quiera.

Y por supuesto sois más que bienvenidos a comentar vuestras experiencias en los comentarios.