Hablamos no hace mucho de la sodomización pero hoy vamos a profundizar (jejeje… profundizar… ahora veréis lo que es profundizar…) en el tema. Concretamente vamos a hablar de los strap on o arneses.

La sodomización, el sexo anal sobre todo, en este campo del FemDom está orientado a la penetración anal del sumiso con todo lo que ello conlleva, desde la ruptura del tabú a la humillación, en función de las predilecciones y las necesidades que tenga cada cual.

No es que haya una gran variedad, en su mayoría los arneses se componen de un triángulo de sujeción con un anillo para insertar el dildo y unas tiras que son las que las sujetan en torno a la cintura, muslos e ingles para dar un soporte adecuado al pertrecho.

Hay varios factores que tenemos que tener en cuenta sobre nuestro strap on antes de plantearnos usarlo sobre el sumiso.

Para empezar la sujeción debe ser buena, cómoda pero que no corte la circulación. Va a soportar mucho movimiento y tiene que ajustarse muy bien para que permanezca en su posición durante toda la actividad.

Algunos arneses tienen varios accesorios, la gran mayoría con el dildo removible, es decir, intercambiable para poder variarlo y poner otros dildos en caso de necesidad. Esto es muy conveniente sobre todo en los casos en los que queramos evolucionar al sumiso, empezando por un dildo pequeño para acabar con los más grandes confrome se vaya dilatando más.

Podríamos hablar del dildo, que también es importante, pero eso es meternos en otro mundo. Simplemente decir que es conveniente siempre empezar con los más ligeros. Cuanto más grueso sea más material requiere y puede ser pesado por lo que tirará más hacia abajo y hay que compensar ese peso.

Strap on de doble uso

En el caso de las parejas, dejando un poco de lado el strap on en el mundo profesional que, de hecho, se suele poner por encima de la ropa, suelen tener dobles dispositivos. A la par que se dispone de un anillo externo para el dildo con el que sodomizar a tu pareja, en el interior pueden haber espacios para poner dildos para ella, y así se disfruta por partida doble la actividad.

Además también pueden incluir balas vibradoras o dispositivos de vibración internos o también externos, aportando un grado de placer más.

Este es un ejemplo de strap on doble (o triple).

Otros strap on son los llamados «Tandem» que son en realidad un doble dildo que la chica usa y al insertarlo el segundo queda en posición de pene erecto, presto para el trabajo de penetrarlo a él.

Versiones de castigo

Dentro del FemDom, de nuevo, podemos hablar de un tipo de arnés destinado a ellos, unas fundas para el pene que le permitirá cumplir con su trabajo… pero sin sentirlo, o sentirlo tanto. En muchos casos se usa como un castigo, o también como una humillación porque así se le puede recalcar que el tamaño del dildo es lo que Ella quiere y que nunca dará la talla… Miles de posibilidades.

Como veis el mundo de los dildos y los strap on es inmenso. ¿Cómo os gusta a vosotros?

Una respuesta a «El strap on, fuente de deseo y tortura»

  1. Yo recientemente tuve la oportunidad de estar en una sesión con Domina Ghalia y tuve ese privilegio de que Ghalia me follara con un strap-on. Hacía tiempo que no me lo había hecho y entonces Ghalia me dijo que iba a desvirgarme otra vez. Fue maravilloso aunque todavía no estoy muy preparado y por eso me penetro con una polla pequeña. Espero que habrá muchas más veces que Ghalia me sodomizara y con el tiempo puede utilizar diodos más grandes cuando mi culo al lo mejor dilatara un poco y aprenderé relajarme un poco. De todas maneras era maravilloso y disfruto mucho cuando me convertirá en su puta.

Los comentarios están cerrados.