Oda a la zapatilla

Que sí, que los flogger, los látigos, las palas y hasta las varas tienen su aquel. Tienen ese punto de castigo más o menos formal, de intencionalidad. A veces incluso ligado a algo tan establecido como la disciplina inglesa, con tanta parafernalia tan bien definido, a medias castigo de una profesora enfadada, a medias una …