Testimonio del sumiso Lili, humillado por dos dominas.

Dos diosas para un sumiso Ha transcurrido algún mes. Este humilde sumiso tuvo la suerte de poderse postrar no ante una, sino ante dos Diosas sin igual. Conocía ya a mi Diosa Daery. Y en eso que, Diosa Ghalia anunciaba una visita de unos días a los dominios de Daery. Dudas, miedo, emoción… Finalmente di …